27.8.09

Llega un nuevo laburo, llegan nuevas restricciones contractuales, llegan impedimentos y complicaciones para publicar información política y económica y linkear a una serie de medios. En consecuencia, con este post, el número 775, llega el fin de Los Anaqueles tras dos años, tres meses y cinco días. Al menos por un tiempo, sí seguirán las colaboraciones en Amphibia, pero ahí la temática es muy diferente.

20.8.09

La "estatización" del fútbol argentino

Nobleza obliga: de vez en cuando uno tiene un artículo con el que no está del todo feliz. Pocos periodistas lo admitirán, pero pasa. Pasa sobre todo con editores que se toman su trabajo en serio, esos que meten mano, corrigen, arreglan. Con editores que editan y que a veces cambian cosas sin que uno, el que escribió la nota, puede decir nada. A veces sale bien, a veces sale mal.

Explicarle a un extranjero qué pasó con el contrato TSC-AFA-Gobierno no es fácil. La mayoría no sabe quién es Don Julio, menos aún entienden la significación del "Don" en ese reverencial "Don Julio". Menos que menos entienden quién es el Grupo Clarín y Magnetto, el hombre del que tanto se habla por estos días. Es un tema complejo para explicar en ese contexto.

En mi nota del Guardian faltaron cosas: párrafos, links, datos. Pero, a grandes rasgos, cumplió su función, que no era más que contar una historia.

Para entender el tema un poco mejor, una curaduría:

Ezequiel Fernández Moores: Blatter, Grondona y los lazos del poder.

Clarín: Cuánto recibía cada club de la tele durante la "clarinización" del fútbol.

P/12: Gustavo Veiga: El día que una era en el fútbol argentino llego a su fin.

P/12: Horacio Verbitsky: Goles son amores.

Canchallena: Varsky: Ahora lo ven rubio y de ojos celestes. (Ésta es la nota que vale la pena, si hasta una tapa de un conocido semanario cuyo nombre empieza con N. se hizo con ella)

12.8.09

América latina en los medios de EEUU

El tema da para un largo artículo en castellano, con mil detalles y matices. Pero lo escribí en inglés y es lo que hay porque el dinero manda. El que paga decide el idioma, no vamos a andar haciéndonos los líricos con eso.

En los principales medios estadounidenses es posible encontrar informaciones correctas, y más que correctas, sobre eventos que ocurren al sur del Río Grande (o Bravo del Norte, según se prefiera). Pero las más de las veces, la cobertura deja bastante que desear.

El problema más importante que suele haber es del martillar con eso de que "los líderes populistas hacen lo que quieren con la gente." La idea madre detrás de esa afirmación es la misma que hay detrás de la afirmación argentina de que el peronismo gana por el clientelismo y nada más.

Ambas afirmaciones dan por sentado que el elector no piensa y se mueve por un instinto fácilmente aplacable por parte de los "crueles" dirigentes. Algo de eso es lo que planteo en "The media doesn't get Latin America, mi columna más reciente en The Guardian.

9.8.09

Géneros periodísticos: la inducción

En mis clases de redacción periodística nunca me enseñaron un género clave, el de inducir. Supongo que si tuviera que enseñarlo, éste pasaje sería un ejemplo excelente:

Sólo existió una novedad la semana pasada. Alberto Fernández se reunió discretamente con Julio Cobos. En verdad, habían conversado varias veces desde la renuncia del ex jefe de Gabinete. Alberto Fernández le transmitió preocupación acerca de la actitud opositora con las facultades delegadas. Presume que una decisión drástica podría abrir un conflicto de final impredecible.

Aquella cita fue convenida entre ambos, sin intermediarios y por celular. Pocas horas después cayó Losardo. Casi sin interrupción apareció la dama de Moreno.

¿Espionaje de Kirchner? ¿Interferencia telefónica de la SIDE? ¿O tarea rutinaria de la Policía Federal? No habría forma de comprobarlo. Aunque ninguna felonía sería llamativa en el submundo político que, desde hace rato, el ex presidente ha decidido habitar.
La inducción completa, aquí.

----------------------------------

A diferencia de Van der Kooy, Morales Solá no induce, afirma:
A Olivos no llegaron esas intenciones, pero sí los mensajes de texto con los detalles fácticos de la reunión.

Argentina 2009 no es España 1977

José Natanson desmenuza por qué hablar de un "pacto de la Moncloa" kirchnerista es ilógico:

(...)Fue en este contexto de derrumbe inminente que todos (incluyendo a los comunistas y los nacionalistas catalanes y vascos) firmaron los pactos. Y no es raro: ocurre que, contra lo que suele pensarse, no son los contextos de estabilidad –y mucho menos los de progreso– los que facilitan este tipo de macroacuerdos, sino las situaciones de crisis, o de crisis inminente. Suelen ser este tipo de climas los que hacen que los principales actores –políticos, sociales, económicos– se vean ante la opción de ceder o caer al abismo: hay miles de ejemplos, intra e internacionales, desde los acuerdos de paz en Centroamérica tras las guerras civiles de los ’80 hasta la reconciliación franco-alemana de posguerra.

Nada de esto ocurre en la Argentina de los Kirchner. El país no atraviesa una etapa de emergencia y crisis sino de estabilidad económica, así sea de estabilidad recesiva, y aunque desde el punto de vista político se percibe el inconfundible aroma del fin de ciclo, parece improbable que sobrevenga una ruptura (aunque nunca digas nunca en el país de las cacerolas).

5.8.09

CNN, la teoría conspirativa anti-Obama y las presiones



Los birthers son una de las grandes especies de freaks que pululan por la política y el periodismo estadounidenses. Son lo pregones de la teoría conspirativa que afirma que Barack Obama es africano de nacimiento y que no hay documentos que prueben su nacimiento en Estados Unidos. Son, también, cada vez menos y son vistos cada vez más como locos de atar a los que nadie les da demasiada credibilidad.

Dado que son a ojos vistas desquiciados, cuando Lou Dobbs, conocido conductor informativo de la seria CNN, dio aire hace unos días a la teoría conspirativa, le cayó una andanada de críticas encima y su ráting empezó a llegar al piso. Los birthers son para otra clase de canal, para Fox News y las versiones americanas de Infinito. Incluso el presidente de la CNN le llamó la atención a Dobbs y le dijo que dejara el tema de lado. Si la orden del presidente corporativo fue por la conspiración misma o los bajos rátings no se sabe.

Ahora, una organización progresista decidió armar una campaña publicitaria llamada "Dobbs conspiracy" denunciando la actitud de Dobbs y compraron espacio publicitario en tres canales: Fox News, MNSBC y CNN (en el mismísimo programa de Dobbs).

La compra de publicidad no se hace de forma directa a los canales, sino que se compra a los operadores de cable que re-transmiten cada canal. Entonces, para evitar que la publicidad se retransmitiera en CNN, el canal hizo un arreglo con los operadores y logró que ninguno aceptara vender tiempo de Dobbs conspiracy en CNN.

El quid de la cuestión es que "el pedido" de CNN parece haber sido una presión importante más que pedido. Será un loco, pero es nuestro loco.

Ay las encuestas, en Uruguay como en todos lados

4.8.09

"Fascismo" venezolano

El ataque a Globovisión encabezado por Lina Ron fue la gota que rebalsó el vaso para Francisco Toro, quien se cansó se de evitar el uso de cierta terminología en sus críticas contra Chávez (y de explicar por qué no deben usarse). Lo de ayer, dice Toro, es "fascismo". Consideradando lo reflexivas que suelen ser las críticas de Toro al chavismo la momento de adjetivar, llama la atención.

----------------------

También vía Caracas Chronicles, se sabe que la revolución bolivariana también se monitorea en los trending topics twitterianos.

3.8.09

El Caso Gütel, explicado en argentino

Con Escolar escribiendo para Clarín como que debería simplificarse seguir la política española, si hasta usa títulos así: ¿Cómo le explicarías el caso Camps a un argentino? (dicho sea de paso, ¿qué habrá hecho con Juan Carlos Algañaraz para reemplazarlo?)

Visto desde lejos, el caso que involucra a Francisco Camps tiene tintes casi cómicos. Pasan cosas como que uno de los principales sospechosos es llamado "El Bigotes" y a Camps no lo sobornan ni con plata ni con paquetes accionarios sino con trajes de alta costura.

Más allá de esos toques casi de historia, el Caso Gürtel tiene conmocionada a la España política, en gran parte porque mancha a uno de los presidentes regionales más impolutos. Y como todo escándalo político que azota en los últimos tiempo en España, parece ahondar las divisiones del PP, que aún así sigue de pie y firme.

-----------------

La gran pregunta: ¿cuánta tardará Clarín, u otro medio argentino, en resaltar la conexión argentina de la familia Camps? El abuelo del presidente valenciano hizo "La América" hace mucho tiempo en Argentina, antes de volver a Levante para disfrutar de sus logros.

Los republicanos se extinguen, pero son ejemplares

Por alguna extraña vuelta de la vida política estadounidense, el color símbolo del partido republicano es el rojo y, así, en EEUU los estados "rojos" son los republicanos. Son estados de mano dura, mucha religión y burocracia estatal pequeña. Por razones variopintas, también son cada vez menos estados: de los 50, 37 son azules y sólo 13 rojos.

Sin dudas que Ross Douthat, columnista del New York Times, es de esas personas que creen que cantidad y calidad no van de la mano porque para él el ejemplo a seguir en gestión económica debe buscarse entre esa marea roja en retroceso. No sólo que el ejemplo que debería mirar Barack Obama es rojo, sino que debe mirar a un estado específico: Texas. O sea, en la era post-Bush, Texas es el ejemplo para Estados Unidos y el mundo. Chupate esa mandarina.

La opinión de Douthat no pasó sin críticas. Ezra Klein, del no poco conservador Washington Post, le va directo a la yugular:
There are two problems with this column. The first is that it's wrong. The second is that it's misleading.
No queda demasiado espacio para las dobles interpretaciones. Por empezar, dice Klein, entre los 11 distritos de mejor desempeño económico en 2008, cinco fueron demócratas y seis republicanos. Poca diferencia.

Una definición lapidaria alcanza para explicar por qué el equilibrio presupuestario de Texas puede confundir y parecer loable, como le sucede a Douthat:
Texas has a very spare social safety net. Which makes it, in turn, easier for Texas to balance its budgets in recessions. A state like California sees its social services spending shoot up in a recession, because the programs are relatively generous and more people need them during an economic downturn. A state like Texas also sees a rise, but less so, because the programs are less generous and cover fewer people.